close
close
Secciones
Síguenos en:
¿Hacia una vacunación universal obligatoria?

¿Hacia una vacunación universal obligatoria?

Hay que fomentar la educación y mostrar que las vacunas han sido fundamentales en la salud pública.

18 de marzo 2021 , 09:25 p. m.

En un momento en el que empieza a agilizarse la vacunación contra el covid-19 a nivel internacional, tras los retrasos en los suministros de las grandes farmacéuticas, cuando en la población confluyen la ansiedad y la urgencia por vacunarse como única barrera a la pandemia, se reafirman en distintos países del mundo los sectores ‘negacionistas’ que rechazan la vacunación. El asunto no es baladí, por ejemplo, si en España se mantuviera el 45 % de reacios a vacunarse que reflejó la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), se arruinaría por completo la campaña de vacunación y el futuro sería imprevisible.

Las motivaciones son de lo más diverso entre los que se oponen a la vacuna: desde los que alegan motivos “étnicos” o religiosos hasta los intoxicados por el lado oscuro de las redes sociales, presas de la absurda doctrina de que las vacunas tienen más peligros que beneficios. Pero no hay razones reales para la ola ‘antivacunas’, según las fuentes científicas más solventes, independientes de las grandes farmacéuticas. Otra vez hay que fomentar la información y la educación y mostrar que las vacunas han sido una herramienta fundamental de la medicina y la salud pública que, junto con los antibióticos y el saneamiento de las aguas, hicieron que la esperanza de vida se duplicara en los países occidentales durante el siglo XX.

Llegados a la preocupante ola de gente remisa a la vacunación contra el covid, no son pocos los países en donde se plantea la obligatoriedad de la inmunización. Un asunto que discuten desde hace tiempo distintos comités de bioética en el mundo. En días pasados, en Francia, uno de los países más negacionistas de Europa, la Academia de Medicina declaró obligatoria la vacunación de los profesionales sanitarios, por considerar que “la oposición del personal de la salud sería negativa para la gente”.
Once países europeos están sacando a la luz una especie de ‘jurisprudencia’ sobre la obligatoriedad vacunal. Italia, Francia o Polonia tienen establecidas medidas contra los que no vacunen a sus hijos frente a determinadas enfermedades, impidiendo en algunos casos la entrada de niños no vacunados en centros escolares y previendo multas contra los padres. En Francia, el sistema sanitario establece 11 vacunas a todos los nacidos a partir de 2018. También en Estados Unidos existe la vacunación obligatoria para niños desde 1988.

En Brasil, contra la nefasta gestión de la pandemia por parte de Bolsonaro, el presidente del Tribunal Supremo acaba de declarar obligatoria la vacuna contra el covid-19, con previsión de sanciones para los que incumplan.

En España, ante una cuestión que afecta de alguna forma los derechos individuales, discuten los comités de bioética, con la tendencia a la no obligatoriedad por el momento. En todo caso, el ministro de Sanidad ha declarado: “Si fuera necesario y la epidemia lo exigiera, habría herramientas (legales) para obligar a la población a vacunarse. Lo que se tenga que hacer para controlar la pandemia se hará”. Por el momento, la región autónoma de Galicia ya ha declarado obligatoria por ley la vacunación, con cuantiosas multas “para los que pongan en riesgo la salud de los demás”.

La filósofa Victoria Camps prefiere “la persuasión a la obligación”. “Cuando hay epidemias, descuidar la propia protección repercute en la salud de los otros. Tal es la convicción desde la que hay que plantearse la pregunta ética por antonomasia: ¿qué debo hacer?”.

P. S. Contrastes. Estos días se habla de una “justicia vacunal global”. Por mucho que los países ricos avancen en la inmunización, mientras no esté vacunada una buena parte de la población mundial no se conseguirá nada. El virus seguirá circulando y podría evolucionar, haciéndose invulnerable a las vacunas disponibles. A fines de enero, 12 millones de estadounidenses se habían vacunado. En Guinea (África occidental) eran 25: ese era el número de vacunas que el país había recibido.

Antonio Albiñana

Más de Antonio Albiñana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.