Secciones
Síguenos en:
Hablamos con Manolo Cardona, que prueba la venganza en Netflix
Manolo Cardona en ¿Quién mató a Sara?, de Netflix

Manolo Cardona en la serie '¿Quién mató a Sara?', de Netflix.

Foto:

Netflix

Hablamos con Manolo Cardona, que prueba la venganza en Netflix

¿Quién mató a Sara? es un ejercicio de suspenso en el que su personaje busca hacer justicia.

Al actor Manolo Cardona se lo ha visto como protagonista y productor de series, pero en ¿Quién mató a Sara? quiere revelar que puede ser un héroe de acción y romper algunos de los estereotipos de este tipo de personajes.

Cardona carga con el reto de llevar este nuevo thriller de Netflix a un terreno de tensión verosímil y reconoce que esta serie lo empujó a terrenos interesantes en su trabajo de interpretación.

“Fue un trabajo arduo ser un antihéroe que tiene muchas capas y tiene una misión contra una familia poderosa”, adelanta Cardona en una charla con EL TIEMPO acerca de esta producción que estará disponible desde hoy en la plataforma de streaming.

En realidad, se trata de un viaje en el que Cardona se mete en la piel de Álex Guzmán, un joven que entra en el círculo cerrado de una familia poderosa y tras la muerte accidental de su hermana es engañado y termina viviendo un infierno. Luego reaparece y trata de hacer justicia a su manera.

Además: Crítica de la película chilena 'El agente topo', disponible en Netflix

¿Quién mató a Sara? no se complica en armar el contexto para narrar una injusticia, y se entiende rápidamente la situación del protagonista y lo que buscará en los diez episodios que conforman este relato. También actúan Ana Lucía Domínguez, el actor español Ginés García Millán y los mexicanos Eugenio Siller, Claudia Ramírez, Carolina Miranda y Andrés Baida, que interpreta a Álex Guzmán en su juventud.

De nuevo, la idea de David peleando contra Goliat es el principio esencial de este juego de misterios en el que el gigante poderoso es en realidad un clan multimillonario y su antagonista es un hacker que, tras años a la sombra, tiene listo un plan para destruir a los que le dañaron la vida. Por lo menos, eso es lo que él cree.

“Ese es un elemento muy divertido, que ayuda muchísimo a la trama. Sí, Álex es un experto en tecnología y la va a aprovechar para destrabar el entramado tan turbio que encierra a los Lazcano, una familia que tiene muchos secretos y pecados”, recalca

Cardona, a quien hace poco se lo vio en la comedia Guerra de likes, para Amazon Prime Video, y que pronto se verá en otra producción de suspenso y drama con Plaza Catedral, así como en Pacífico, que tiene más de ciencia ficción y terror.

Pelea y amor

Le sugerimos: Keanu Reeves hará para Netflix película sobre el cómic 'Brzrkr'

Cardona por momentos parece ser una especie de Jason Bourne (el personaje de la famosa saga con Matt Damon) –peleando y escapando de muchos peligros–, en la aventura de ¿Quién mató a Sara?, pero también asumiendo un giro que lleva esta serie a coquetear con el romance, que podría ser el palo en la rueda, en el plan por alcanzar un objetivo: saber qué pasó con su hermana y hacerles pagar a los que le hicieron daño.

“Siempre las historias de amor vienen a refrescar y son un bálsamo en medio de la oscuridad, y tienen un giro apropiado para llevar la historia a otros terrenos”, reconoce el protagonista, en cuya opinión esta aventura con Netflix le reveló cierto tipo de libertades creativas para llevar el thriller a otros campos de debate.

“Temáticas que en otros lados serían prohibidas y que aquí dan pie a un diálogo. Sus secretos (los de la familia Lazcano) les van a explotar en la cara”, promete, dando pistas de temáticas como el matoneo, el machismo o la intolerancia ante lo que escapa de los principios más conservadores, que cumplen un papel importante en la narración y matizan el contexto, acercándose por momentos al melodrama.

Vea también: Revelan nuevos detalles de segunda temporada de serie de Luis Miguel

¿Quién mató a Sara? es una serie que sigue la receta del género: presenta a un protagonista carismático y con el que la audiencia puede tener empatía inmediata, ya que es una de las víctimas y paga un precio muy alto dentro de todo el misterio; hay una familia dominada por un patriarca que es el ejemplo de todas la maldades y trata de mantener una apariencia de prestigio mientras los suyos se van resquebrajando por dentro, y a la vez es una trama que no olvida que tiene que crear picos de tensión visual y emocional, lo que consigue y hace que tenga sentido la conocida frase ‘nada es lo que parece’.

ANDRÉS HOYOS V.
Cultura EL TIEMPO
En Twitter: @AndresHoy1

Lo invitamos a leer
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.